Lugares Imprescindibles que ver en Berlin

Berlín es una de las ciudades más multiculturales de Europa y una ciudad que te sorprenderá. Poco importa la idea o expectativas previas que tengas, Berlín las superará con creces. Dinámica, alternativa, divertida, vanguardista y altamente adictiva son algunos de los calificativos que le podemos atribuir a la capital de Alemania.

Basándonos en nuestra experiencia tras visitar la ciudad en varias ocasiones, hemos elaborado una lista de los lugares que consideramos imprescindibles. Y como siempre, finalizaremos este post con una conclusión en la que os daremos algunas recomendaciones adicionales ;).

¡Empezamos con nuestra lista de Imprescindibles de Berlin! 🙂


Puerta de Brandeburgo

Una de las primeras cosas que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en Berlín es la puerta de Brandeburgo (antigua puerta de entrada a la ciudad), situada en la Pariser Platz, ha sido testigo de los grandes momentos históricos de la ciudad, desde el desfile de las tropas de Napoleón hasta Hitler. Fue inaugurada en 1791 y simboliza el triunfo de la Paz sobre las armas.

Tras la construcción del muro que dividió a la ciudad de Berlín, el esplendor de esta quedó en el olvido, ya que la propia puerta quedó perdida entre el este y el oeste, en tierra de nada y de nadie.

Podemos decir casi con total seguridad que la Puerta de Brandeburgo es el monumento más importante de Berlín y probablemente el más conocido de Alemania. En la actualidad continúa siendo un lugar de congregación y eventos para los berlineses. Tal es así que la fiesta de fin de año se celebra aquí, a los pies de un gran escenario con la puerta de Brandemburgo como telón de fondo.

Al ir acercándote desde cualquier punto vas siendo consciente de la grandeza y tamaño de esta puerta, que te hace sentir realmente diminuto cuando pasas caminando bajo ella. Al caer la noche, adquiere un aspecto aún más imponente, ya que la iluminan en su totalidad, resaltando la cuadriga en su parte superior, por lo que te recomendamos verla tanto de día como de noche.

Los alrededores de la puerta son peatonales, con lo que podrás fácilmente acceder a ella en cualquier momento. Te recomendamos visitarla especialmente por la mañana temprano o a última hora de la tarde para poder disfrutar del lugar sin demasiadas aglomeraciones.

Como dato curioso mencionar que la Puerta de Brandeburgo se encuentra “escoltada” por la embajada Estadounidense y la embajada Francesa, países que controlaron parte de esta ciudad tras la II Guerra Mundial.

Una buena opción para conocer la interesante historia de este lugar y de Berlín en general y no perderte nada importante es reservar una visita guiada o este free tour por Berlín ¡Gratis!, ambos con guía en español.

Metro: Brandenburger Tor, línea U55.
Tren: Brandenburger Tor, líneas S1, S2 y S25.


East Side GalleryMuro de Berlín

Fue construido en 1961, de la noche a la mañana, por parte de los soviéticos para contener la salida de los ciudadanos que vivían en la parte controlada por la URSS hacia los sectores controlados por las otras potencias aliadas (Francia, Reino Unido y EEUU), dividiendo en dos a la ciudad durante 28 años. De esta forma miles de berlineses quedaron atrapados en la parte oriental, teniendo una vida muy diferente a la de sus vecinos de la parte occidental.

Este improvisado muro terminó convirtiéndose en una pared de hormigón de casi 4 metros, con un foso, una alambrada, torres de vigilancia y un sistema de seguridad durante todo el día y toda la noche. En sus 28 años de “vida”, más de 5.000 personas intentaron cruzarlo, alrededor de 100 murieron intentándolo y más de 3.000 fueron detenidas. Tras casi 3 décadas de infierno, el 9 de noviembre de 1989 caía el muro que durante tantos años había dividido a una ciudad en dos y separado a cientos de familias.

Pero Berlín es una ciudad que no olvida su pasado y como parte del mismo hay un tramo de 1,3 km de dicho muro (en la antigua zona este de la ciudad y conocido como East Side Gallery), el cual es testigo de la trágica historia que alberga. Dicho tramo está decorado con innumerables grafitis en donde los artistas han tratado de expresar sus mensajes y sus protestas como recuerdo de un momento histórico tan importante.

Se pueden apreciar cientos de dibujos en diferentes idiomas, haciendo alusión a la paz, el amor, la caída del muro, etc, pero sin duda, el más famoso es “el beso” en donde aparece el líder ruso Leonid Brezhnev besando a Erich Honecker, líder de la República Democrática Alemana.

View this post on Instagram

El muro de Berlín, construido en 1961, cayó en 1989 y un año después el artista ruso Dimitri Vrubel pintó la famosa escena de “el Beso” en uno de los tramos más largos del muro: el East Side Gallery. 🔹 Para pintarlo, Dimitri se inspiró en una fotografía en la que los dos lideres comunistas se besaban, no sin antes pedir el correspondiente permiso. 🔹 Era el año 1.990, hacía escasos meses que el muro había caído y se temía que si esa escena se pintaba en el muro, Gorbachov pudiera negarse a la reunificación de Alemania… sin embargo y contra todo pronóstico, el permiso fue concedido y la controvertida pintura se convirtió en un símbolo del muro y de todo Berlín. . ✔️Actualmente no solo es un símbolo mundialmente conocido sino que es uno de los lugares más fotografiados de Berlín…📸. . ✔️En vuestra visita al muro de Berlin os pudisteis resistir a haceros la clásica foto o por el contrario os disteis un besito❓❓ . Nosotros sucumbimos totalmente… 😉💋 * * * * #berlin🇩🇪 #berlinberlin #berlincity #alemaniaturismo #germanytravel #germanytourism #murodeberlin🇩🇪 #eastsidegallery #dimitrivrubel #fronteranomada #travelcouples #parejaviajera #viajarporlibre #viajarbarato #viajarporelmundo🌎 #roadtripeuropa #volveremosaviajar #españolesporelmundo🇪🇸 #travelcouplesinspiration #travelcoupledestinations #instamomento #instacoolpicture #instafotography #instaviaje #canariosporelmundo #recorriendoelmundojuntos #sinfiltros📷 #nofiltre #besos💋 #instatravelblogger

A post shared by 🌪𝐕𝐢𝐜 𝐲 𝐋𝐮🌺 (@fronteranomada) on

Hoy en dia, esta parte del muro, es considerada la mayor galería al aire libre del mundo. El acceso a este tramo del muro no tiene ni horarios ni coste alguno y por la zona interna del mismo tendrás vistas al río.

Te recomendamos llegar temprano si quieres disfrutar tranquilamente de tu paseo por el muro, ya que a partir de las 9-10 de la mañana comenzarán a llegar grupos y turistas de todas las nacionalidades, haciendo que este kilómetro de muro se parezca un poco al paseo de las estrellas de Hollywood 😉

Por cierto, para los madrugadores que tengan hambre y no hayan desayunado, en frente de donde está la pintura de “el beso” (al otro lado de la calle) hay varias cafeterías que están abiertas desde temprano, de hecho, a toda esta zona del muro le han dado un cambio casi de 360 grados, pasando de ser un lugar medio abandonado e incluso con cierta sordidez, a un lugar turístico, moderno e incluso chic, con hoteles, cafeterías y edificios de apartamentos de nueva construcción en lugares donde hace relativamente pocos años solo habían terrenos polvorientos y olvidados.

Metro: Warschauer Straße, línea U1.
Tren: Ostbahnhof, líneas S3, S5, S7, S9 y S75.


Alexanderplatz

Conocida por los berlineses como “Alex”, esta plaza está situada en el corazón de Berlín. En la Edad Media se la conocía como “Mercado del Buey”, ya que albergaba un mercado de venta de ganado, sin embargo, en la actualidad es la plaza más turística de la ciudad.

El acontecimiento histórico más importante que se produjo en esta plaza fué una manifestación de más de medio millón de personas contra el gobierno comunista el día 4 de noviembre de 1.989 (5 días antes de la caída del Muro de Berlín).

En Alexanderplatz puedes encontrar el famoso Reloj Mundial que te dice la hora en cada parte del mundo y la Fuente de la Amistad entre los pueblos.

En la plaza aledaña, también considerada Alexanderplatz, se encuentra la fuente de Neptuno, la Torre de la Televisión Fernsehturm y la iglesia de St. Marienkirche.

Aquí confluyen muchos servicios públicos, con lo que es un lugar bastante concurrido y con mucha actividad y movimiento tanto nocturno como diurno.

Hay muchos bares y restaurantes en los alrededores de la plaza, con lo que también es un buen sitio para hacer una pausa y tomar un café o comer algo para reponer las pilas. Hay multitud de puestos de Kebab, cafeterías y restaurantes con comida típica alemana, en donde podrás probar el famoso strudel de manzana, toda una delicia.

En esta zona también hay mucha oferta de alojamientos a precios más que razonables, con el plus de que es un lugar céntrico y muy bien comunicado.

Como dato curioso, desde esta zona parten las grandes avenidas construidas durante la época comunista, destacando particularmente la Karl-Marx-Allee, una amplia avenida en la que aún hoy en día es posible apreciar la arquitectura soviética.

Metro: Alexanderplatz, líneas U2, U5 y U8.
Tren: Alexanderplatz, líneas S5, S7, S9 y S75.
Autobús: Alexanderplatz, líneas TXL, M48, 100, 200 y 248.
Tranvía: M4, M5 y M6.


Fernsehturm de Berlín (Torre de televisión)

Es sin duda un punto de referencia muy conocido y que se puede divisar prácticamente desde toda la ciudad. La torre fue inaugurada en 1965 por la extinta República Democrática Alemana (RDA) y su imagen fue usada desde entonces por el gobierno de la RDA como un símbolo de Berlín Oriental, causando furor con sus 368 metros de altura.

En la actualidad es la estructura más alta de Alemania, la 4º en altura de Europa y ocupa el puesto 17 como la torre más alta del mundo. Es uno de los mayores atractivos turísticos de Berlín, con aproximadamente 1 millón de visitantes al año.

Desde lo alto de la torre se tienen las mejores vistas de Berlín, pudiéndose diferenciar muy fácilmente la arquitectura típica a cada lado del antiguo muro. Es decir, según hacia donde mires podrás contemplar bloques de edificios al más puro estilo soviético, que te trasladarán mentalmente a países como por ejemplo Ucrania.

Sin embargo, a relativamente poca distancia podrás observar otro estilo muy distinto de construcción, en donde se pueden apreciar barrios más aburguesados con casas unifamiliares que perfectamente podrían ser uno de tantos barrios de Bélgica o Francia.

En la parte superior de la plataforma de observación hay un restaurante giratorio que sin duda ofrece la mejor vista de Berlín (un buen lugar para cenar mientras se disfruta de unas extraordinarias vistas). Los precios son muy parecidos a los de cualquier restaurante en Berlín. Se puede reservar en su pagina web

Aquí puedes consultar el horario y los precios de entrada de Fernsehturm. De hecho recomendamos reservar el ticket para la torre por internet, ya que si no tienes tu entrada antes de ir, una vez allí tendrás que hacer dos colas, una para comprar el ticket y otra para subir. Teniendo ya el ticket comprado por internet solo tendrás que hacer cola para subir a la plataforma de observación en el horario que hayas elegido 🙂

Metro: Alexanderplatz, líneas U2, U5 y U8.
Tren: Alexanderplatz, líneas S5, S7, S9 y S75.
Autobús: Alexanderplatz, líneas TXL, M48, 100, 200 y 248.
Tranvía: M4, M5 y M6.


Isla de los Museos

Desde 1999, la Isla de los Museos de Berlín constituye un conjunto arquitectónico y cultural con la categoría de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. De hecho, está ubicada en los terrenos en los que se asentaban los antiguos jardines reales, lo cual explica la belleza y el refinamiento de sus edificios.

En esta zona de la ciudad podrías pasarte 1 dia entero y no te bastaría para ver todo lo que tiene que ofrecer, ya que está considerado uno de los conjuntos museísticos más importantes del mundo, así que tendrás que ser bastante concreto cuando organices tu visita la Isla de los Museos 😉 .

Recuerda que aquí se puede ver entre otros; el Busto de Nefertiti, el Altar de Pérgamo y la imponente Puerta de Ishtar. Visitas que dicho sea de paso recomendamos muchísimo.

El precio de la Isla de los Museos y sus diferentes entradas van desde los 19 euros hasta los 29 euros aproximadamente. Dependiendo de las opciones que se elijan.

El horario de la Isla de los Museos es para todos los museos todos los días de 10:00 a 18:00 (los jueves hasta las 20:00). Sin embargo, hay que tener en cuenta que la Antigua Galería Nacional cierra los lunes.

Metro: Friedrichstraße, línea U6.
Tren: Friedrichstraße, líneas S1, S2, S5, S7, S9, S25 y S75.
Autobús: Straatsoper, línea TXL; Lustgarten, líneas 100 y 200; Friedrichstrasse, línea 147.

Un lugar, muy cercano a la isla de los museos, es la espectacular Catedral de Berlín, otra de las joyas de la capital alemana que no debes perderte.


Catedral de Berlín

Situada cerca del Río Spree y de la Isla de los Museos, la imponente Catedral de Berlín, coronada por una cúpula de cobre de color verdoso, es el templo de la Iglesia Evangélica en Alemania y el más importante en Berlín.  

En 1944, al igual que el resto de la ciudad, el templo quedó arrasado por una bomba que cayó sobre la cúpula, causando graves daños al interior y a todo el edificio. En 1950 se hicieron planes para su demolición, pero los ciudadanos se negaron y se tomó la decisión de crear un monumento conmemorativo con los restos de la iglesia que previamente estaba en este lugar.

La cúpula se puede visitar ofreciendo unas vistas increíbles de Berlín, eso si, no hay ascensor, por lo que tendrás que subir los 270 peldaños que llevan hasta lo alto de la cúpula de la catedral.

El horario es de lunes a sábado de 9am a 20pm y la entrada cuesta 7 euros.

Posee un jardín delantero con una fuente central, un lugar ideal para hacer increíbles panorámicas de la catedral.

Como ya dijimos anteriormente, la Catedral está muy cerca de la Isla de los Museos, así que organiza tu ruta para que visites ambos lugares el mismo día.


Monumento al Holocausto

Se compone de 2711 bloques de hormigón de tamaños irregulares y fue construído entre los años 2.003 y 2.005 en memoria de los judíos asesinados en Europa.

Muchas personas hablan de este memorial como algo sin sentido, carente de valor, de esencia y por supuesto de estética. Nosotros, tras adentrarnos en este laberíntico y caótico lugar, intentamos darle sentido a esta obra abstracta, no obstante, tuvimos una extraña sensación de vacío al “perdernos” entre estos grandes bloques de cemento. Un sitio cuanto menos atípico, en donde el lugar para entrar y para salir lo decides tú mismo.

Suponemos que simboliza los grandes e insuperables obstáculos que a veces nos plantea la vida sin poder ver con claridad la salida y sin saber muy bien adonde te diriges (en relación a los grandes bloques); frente a los retos pequeños y fácilmente superables (bloques pequeños).

Desde el sureste del monumento (la parte más alejada a la puerta de Brandeburgo) hay unas escaleras que descienden hasta un espacio subterráneo en el que esta localizado el centro de información. El monumento se puede visitar todos los días a cualquier hora (incluída la noche), pero el centro de información subterráneo abre de martes a domingo de 10 am a 20 pm (de octubre a marzo cierra a las 19h). La entrada es totalmente gratuita.

Sea cual sea la impresión que te lleves de este lugar, te guste más o te guste menos, te resulte impactante o por lo contrario indiferente, lo que está claro es que este monumento gratuito es una parada obligatoria en tu visita a Berlín.

Metro: Potsdamer Platz y Mohrenstrasse, línea U2.
Tren: Unter den linden y Potsdamer Platz, líneas S1, S2 y S26.
Autobús: líneas 100, 123, 148, 200, M41 y TXL.


Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm

El Kaiser Guillermo II mandó construir esta iglesia en el año 1895 y está localizada en la zona del zoológico; se la conoce entre los berlineses con el cariñoso nombre de Gedaechnisskirche o «Iglesia de la Memoria».

La iglesia se salvó durante años de los ataques enemigos, pero en 1943 y tras un severo y continuo bombardeo a Berlín, una bomba en las cercanías provocó un devastador incendio en la “Iglesia de la Memoria”, provocando que se derrumbara la torre y el techo.

En los años 50 se hicieron planes para demolerla, pero los ciudadanos se negaron, así que lo que se decidió hacer fue construir un monumento conmemorativo con los restos que quedaban de la iglesia. Esta “nueva iglesia” junto con sus ruinas fueron el símbolo más importante de Berlín occidental durante la Guerra Fría.

La nueva iglesia de Eiermann fue construida justo al lado, pero se respetó la ruina de la torre principal del edificio original, la cual se dejó a modo de crear conciencia a las futuras generaciones acerca de los horrores y la desolación que ocasionan las guerras.

Está abierta todos los días de 9:00 a 19:00 horas. La entrada es gratuita.

Metro: Kurfürstendamm, líneas U1 y U9; Zoologischer Garten, líneas U2 y U9.
Tren: Zoologischer Garten, líneas S5, S7, S9 y S75.
Autobús: líneas M19, M29, M46, X9, X10, X34, 100, 109, 110, 145, 200, 204 y 245.


Check Point Charlie

Checkpoint Charlie es sin lugar a dudas el punto de paso más conocido de los utilizados durante la Guerra Fría, en él se podía conseguir el visado diurno para cruzar a Berlín Este desde Berlín Oeste, en la Friedrichstrasse, uno de los pocos puestos fronterizos por el que los ciudadanos podían circular.

Puesto de control “C” (de ‘Charlie’), junto con el “B” bravo y “A” alfa, eran los únicos controlados por la OTAN, junto con 8 puestos fronterizos más repartidos a lo largo de todo el muro.

Muchas son las anécdotas e historias que guarda este puesto fronterizo, desde personas que lograron engañar el control de los guardas de la RDA y lograron escapar, a otros que se quedaron a escasos metros de cruzarla antes de ser disparados y morir en el intento ante la impotente mirada de los guardias del otro lado. Ganó popularidad después del cierre definitivo de la frontera en 1961.

Aún se pueden observar los carteles que advertía a los ciudadanos: “esta dejando el sector estadounidense”.

En las proximidades de este punto, unos metros al norte, justo en la esquina contraria, en frente de la plaza, verás una pequeña exposición en forma de caja negra, dedicada al muro (Berlin Blackbox Wall) en donde podrás también observar piezas auténticas de la guerra fría, además de ver imágenes en blanco y negro de la época realmente impactantes. Está abierto todos los días de 9:00 a 22:00 horas. Tiene una exposición gratuita y otra en la que hay que pagar ( 14,50 € adultos).

Metro: Kochstraße, línea U6. Entrada: Gratuita


Reichstag – Parlamento Alemán

El Reichstag es uno de los símbolos de Berlín y sede del Parlamento alemán. Está situado cerca de la Puerta de Brandemburgo y destaca por su gran cúpula acristalada por la que se puede transitar.

La construcción del parlamento finalizó en 1894 y durante los primeros años albergó a las fuerzas políticas de Alemania, pero con el fin de la I G.M., obreros y soldados ocuparon todo el edificio, declarándose la República de Weimar (periodo en la historia de Alemania, tras su derrota en la I G. M., que se caracterizó por una intensa inestabilidad política y social).

Con la llegada de los nazis, el poder de éstos aumentaba al mismo ritmo que disminuía el poder del Parlamento. En 1.933 sufrió un “misterioso” incendio en el que se acusó a un agitador comunista holandés y tras el cual Hitler aprovechó para abolir la mayoría de los derechos fundamentales de la Constitución  de la República de Weimar, iniciando así el comienzo de la “oscura” etapa de la Alemania nazi.

Tras la II Guerra Mundial el edificio, como casi todo Berlín, quedó destruido y hubo un controvertido debate sobre su derribo o su reconstrucción. En 1.956 se optó por reconstruirlo, pero sin rehacer su cúpula original.

Y precisamente el elemento más espectacular es su cúpula de cristal, la cual se encuentra situada sobre la Sala de Plenos del Parlamento y pretende ser un elemento que simbolice el centro de la democracia parlamentaria y desde donde el pueblo puede ver que todos los asuntos son gestionados con total claridad.

Esta cúpula es una de las principales atracciones de Berlín y desde la parte superior hay unas magníficas vistas de la bulliciosa ciudad, aunque no se pueden comparar con las que se obtienen desde la Torre de Televisión o incluso desde la Catedral de Berlín.

¡ATENCIÓN! – Es necesario reservar con antelación para poder visitar la cúpula, si no tienes reserva, no podrás entrar. Asegúrate de organizar bien tu visita ya que tendrás que escoger una franja horaria para acceder a la cúpula. Y no olvides llevar tu DNI o pasaporte.

Puedes reservar tu entrada gratuita en el siguiente enlace : Parlamento Alemán

Horario: Todos los días de 8 am a 24 pm (última entrada a las 22h)

Metro: Bundestag, línea U55.
Autobús: línea 100.


Gendarmentmarkt

La plaza Gendarmentmarkt es una de las zonas más bonitas y pintorescas de Berlín. A ambos lados de la plaza hay dos iglesias barrocas idénticas y un teatro en el centro, creando entre los tres un conjunto de edificios de gran armonía estética.

Actualmente solo la iglesia francesa situada al Norte, es utilizada parcialmente para su función original, es decir, como templo religioso. La iglesia Alemana al sur es en la actualidad un museo dedicado a la historia de la democracia alemana y el teatro, pensado originalmente como sala de ópera, es hoy una sala de conciertos.

Se puede subir a lo alto de la cúpula de la iglesia francesa, pero realmente no lo recomendamos ya que no merece la pena pagar la entrada y subir tantas escaleras para obtener una vistas un poco decepcionantes si las comparamos con las vistas desde la Catedral o desde la Torre de Televisión.

Metro: Hausvogteiplatz, línea U2; Französische Straße, línea U6.


Dead chiken Alley

Berlín se ha ganado a pulso ser la ciudad referente a nivel mundial en música electrónica y arte callejero, esta influencia ha hecho que en algunos barrios se haya creado una cultura alternativa que ha ido más allá de la ideología y ha invadido por completo su estética y diseño, llegando a ser para sus habitantes una forma de vida. 

En concreto hay una zona que puede destacar sobre el resto, sus orígenes van a la época de la caída del muro de Berlín. Las ganas de libertad y de romper con las normas creó movimientos culturales contrarios a lo establecido y como estaba estrictamente prohibido pintar en el muro para expresar cualquier tipo de reivindicación, un grupo de jóvenes llamados “Dead Chicken Alley” compraron este callejón para poder expresar libremente sus ideas y mensajes.

Es increíble ver tan drástica transformación en apenas unos metros; este callejón está en medio de una de las zonas más comerciales, adineradas y prestigiosas de Berlín y, en un instante, apenas pones un pie dentro del callejón es como hacer un viaje en el tiempo, adentrándote en una zona alternativa y con un contraste abrumador; un lugar que no tiene relación alguna con nada de lo que hay a su alrededor.

Este famoso y llamativo callejón está situado en el casco histórico, concretamente en la Rosenthaler Strasse.

Metro: U5. Autobús: líneas 156, 240.


Memorial del Muro

La angustiosa sensación que representaba el muro de Berlín en una alemania dividida se puede ver representada en el Memorial del Muro de Berlín (Gedenkstätte Berliner Mauer).

En la calle Bernauer Straße estaba localizado el muro perteneciente a la antigua línea fronteriza junto con una torre de vigilancia. La instalación muestra cómo se construían las instalaciones fronterizas y nos da una idea de como se construyó este muro que una vez dividió a un país.

Justo en esta sección del muro la frontera pasaba muy cerca de una fila de casas que se encontraba en la zona de Berlín Oriental. Tras el bloqueo, muchos residentes huyeron espontáneamente. Intentaron deslizarse por las ventanas o saltaron a las sábanas que el departamento de bomberos de Berlín Occidental les tenía preparados para escapar. Muchas personas resultaron heridas o incluso perdieron la vida. Tras levantar las fronteras, se evacuaron las casas fronterizas, se reubicó a los residentes a la fuerza y se tapiaron las puertas y ventanas

Desde la torre se ofrece una impresionante vista sobre las partes que se conservan de la frontera y el monumento en recuerdo de la división de la ciudad y de las víctimas de la tiranía comunista, con explicaciones y fotos que atestiguan su pasado, cuesta creer que estos hechos hayan sucedido tan recientemente en nuestra historia. Suponemos que verlo desde lo lejos y a lo alto al mismo tiempo te transmite el sentimiento que millones de ciudadanos sentirían a diario al contemplar este muro que dividía a Berlin en dos.

Torre de observación
Lunes 10.00 – 16.00 horas
Martes – Domingo 10.00 – 18.00 horas
Entrada Gratuita. Última entrada 15 minutos antes del cierre


Aeropuerto de Berlín-Tempelhof

El aeropuerto Berlín-Tempelhof fue uno de los aeropuertos más importantes de la historia de Alemania. En 1.926 la compañía aérea Lufthansa estableció aquí su base.

Gracias a su estratégica localización cerca del centro de Berlín, Tempelhof se convirtió en uno de los aeropuertos con mayor tráfico mundial y fue el edificio más grande del mundo hasta que se construyó el Pentágono.

Tras la división de Berlín en cuatro zonas controladas por las potencias vencedoras de la II Guerra Mundial, el ejército estadounidense tomó el control del aeropuerto en julio de 1945.

La Unión Soviética en 1948 decidió bloquear todas las rutas terrestres y fluviales como medida de presión. Fue entonces cuando comenzó la operación conocida como “Puente Aéreo”, en la que se realizaban más de 1.400 vuelos diarios, durante las 24 horas del día, para proveer alimentos a todos los habitantes de Berlín Occidental.

En septiembre del año 1949 las autoridades soviéticas asumieron que Berlín Oeste no iba a rendirse y pusieron fin al bloqueo.

El aeropuerto también desempeñó un papel importante durante la división alemana, ya que suponía la puerta de entrada al mundo y por lo tanto, se convirtió en todo un símbolo de libertad. 

Tras la caída del muro de Berlín, la base estadounidense fue desmantelada y el aeropuerto volvió a ser civil, pero debido a las grandes pérdidas que ocasionaba cerró en el año 2010 y se convirtió en uno de los parques urbanos más grandes del mundo, superando incluso al mítico Central Park de NYC.

Metro: Tempelhof, línea U6.
Tren: Tempelhof, líneas S45 y S47.


Berliner Unterwelten

Se trata de una extensa red de túneles y búnkeres situados debajo la ciudad. Parece increíble pensar que Berlín está llena de cientos, si no miles, de túneles que atraviesan la ciudad como un queso gruyere. Recorrer estos túneles es como un viaja en el tiempo, transportándote por completo a la II Guerra Mundial.

Estos búnkeres (más de 3.000) enlazados por túneles subterráneos, se empezaron a construir cuando se intuyó la derrota de los alemanes en la II Guerra Mundial y se mejoraron durante la Guerra Fría por temor a otra guerra.

Recorriendo el subsuelo, podréis conocer cómo se utilizaron los búnkeres durante la guerra, quién los utilizó y cuánta gente llegó a meterse en ellos durante los últimos días del conflicto. Es una sensación increíble ir recorriendo estos túneles que transitaron miles de personas durante la guerra, en donde se pueden encontrar: letrinas, literas, explosivos, cascotes, armamento, cascos, máscaras, una sala médica e incluso ataúdes para bebés. Todos son objetos originales de la época de la II Guerra Mundial que perduran hasta nuestros días.

No se admiten reservas ni compras de forma anticipada, así que recomendamos consultar los horarios y llegar con tiempo suficiente para poder realizar el recorrido en el idioma deseado. También hay que saber que no hay un solo tour, sino varios, con recorridos diferentes a través de los miles de túneles. En el recorrido “clásico” se visita un refugio atómico y un refugio antiaéreo, por ejemplo.

El horario de la taquilla es de 10 am a 16h pm (varía en algunas fechas). El precio de los tours es variable según el tipo de recorrido que elijas. Puedes consultar en el link el precio y los horarios de la visita a Berliner Unterwelten

A menos que se tenga mucha claustrofobia o no os agrade la idea de estar bajo tierra en espacios cerrados y reducidos, os recomendamos muchísimo realizar alguno de los tours (superaran vuestras expectativas con creces) y lo mejor de todo: conoceréis los secretos que se ocultan bajo el suelo de la capital alemana 😉

Metro: Gesundbrunnen, línea U8.
Tren: Gesundbrunnen, líneas S1, S2, S25, S41 y S42.


Conclusión:

Berlín es una ciudad que ha sabido renacer e incluso cohabitar con sus propias cenizas tras la total destrucción de la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial. Una ciudad en la que hace apenas 30 años existía un muro que la dividía en dos. Pensar en Berlín no puede hacerse sin escapar a la imagen un muro dividiendo a la ciudad y a sus habitantes. Y es por eso que muchos de los lugares que más curiosidad generan son aquellos relacionados con él y con la forma de vida de los berlineses en aquellos años de la Guerra Fría en los que el muro estuvo en pie.

Berlín se trata de una urbe impregnada de encanto histórico y de grandes contrastes, una ciudad que te invita a recorrerla, a analizarla, a disfrutarla y a descubrir su historia en cada esquina de la ciudad, desde las viejas e inalterables calles del “este” hasta su animada vida nocturna, que ofrece variedad para todo tipo de gustos, así como como una gran gama de actividades artísticas, culturales, recreativas y ofertas de ocio.

Una ciudad que posee un incalculable valor histórico, una ciudad alternativa y moderna, pero también una ciudad que vive muy intensamente su presente sin olvidar su pasado.

Enumerar una lista de lugares imprescindibles de una ciudad como Berlín, no ha sido nada fácil y, con total seguridad, habrán muchísimas cosas que hayamos pasado por alto. Así que si crees que debemos incluir algún otro lugar, o completar con información con más datos que sepais… somos todo oidos!! 🙂

¿Qué os ha parecido el post? ¿Os ha gustado? ¿Os parece útil? Contadnos vuestras impresiones y opiniones!!! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: