Lugares Imprescindibles que ver en Estonia

Esta claro que Tallin tiene mucho que ofrecer para perderte por sus calles y descubrir cada rincón de sus murallas y comer en sus múltiples restaurantes o tomarte una cerveza en sus muchos bares y terrazas. Pero Estonia no solo es su capital Tallin, así que aquí te contamos algunos de los lugares que vale la pena visitar.


El Convento Pühtitsa de Kuremäe

El Convento  Pühtitsa de Kuremäe es un convento ortodoxo ruso situado en el este de Estonia, entre el lago Peipus y el golfo de Finlandia. Este centro de peregrinación, fundado en 1891 y localizado en Kuremäe tiene más de 150 monja de clausura.

El complejo consta de 6 iglesias y está dominado por la catedral de la Asunción, una de las más grandes del país y  se caracteriza por las cinco torres con cúpulas verdes de su catedral, visibles desde varios kilómetros de distancia. Este lugar, de singular belleza y culto religioso se ha convertido en la comunidad ortodoxa más grande y única de Estonia.


Sillamäe

Esta ciudad es muy interesante debido a su oscura historia, ya que fue lugar donde se alojaba una fábrica secreta de uranio en la época de la URSS. ¡Imaginense que esta ciudad era tan secreta que no aparecía ni en los mapas!. Se pueden ver muchos edificios soviéticos, estalinistas y algún que otro monumento de la revolución.


Rakvere

Este histórico castillo de piedra no es muy grande, pero tiene un atractivo por el que vale la pena hacer una parada en este lugar.

Pese a los múltiples ataques que ha experimentado a lo largo de su historia, este castillo sigue resistiendo, firme en su ubicación, desde la que es posible tener una visión espectacular de la ciudad. El castillo de Rakvere ha sido testigo de interminables batallas desde el siglo V, cuando en su lugar había una fortaleza de madera. En el siglo XIV se construyó en su lugar una fortaleza de piedra por parte de los daneses. Con el paso del tiempo perteneció a la orden Teutona y posteriormente a la orden Livona. En este majestuoso castillo se han llevado a cabo diversos enfrentamientos en 1605 entre rusos y suecos.

En 1959 se inició su recuperación y actualmente este castillo alberga una gran cantidad de actividades culturales y festivas. Hoy en día se han restaurado algunas zonas y sirve como recinto para eventos culturales.


Cascadas de Keila

Un escenario natural único que no puedes dejar de ver es la cascada que el río forma en las proximidades del pequeño pueblo de Keila-Joa. Este es sin duda un lugar ideal para practicar el senderismo recorriendo el cauce del río y salvando sus múltiples puentes colgantes, a lo largo del Parque de Keila-Joa. 

Con 6 metros de altura y casi 70 metros de ancho esta cascada es la tercera más grande de Estonia, tras las de Narva y Jägala. La belleza que hay en la zona es excepcional, con un acantilado que alterna la apariencia de la piedra caliza con otras capas más oscuras, semicubiertas por frondosa vegetación. 

Nosotros decidimos visitar las cascadas de Keila porque de las 3 que hemos nombrado anteriormente, éstas fueron las que consideramos más bonitas junto a la belleza de su entorno. Obviamente nos tuvimos que decantar solo por una ya que no disponíamos de tiempo suficiente para ver y disfrutar de las 3 principales cascadas del país 😦

Además, la cascada tiene una importancia que trasciende la belleza natural, pues ya desde 1555 se sabe de la existencia de un molino de agua, catalogado actualmente como parte del patrimonio cultural de Estonia. En 1928, una central hidroeléctrica empezó a convertir la fuerza del agua en electricidad, edificándose un complejo más eficiente . Es un lugar muy accesible que podrás encontrar sin ningún problema.


Fortaleza de Narva e Ivangorod

La fortaleza de Ivángorod es un castillo medieval ruso localizado a orillas del río Narva, en la frontera con Estonia, en la ciudad de Ivángorod (en el óblast de Leningrado) en Rusia, que fue establecido por Iván III en 1492 y alrededor del cual ha crecido desde entonces la ciudad. Su objetivo era defenderse de los Caballeros de Livonia. El castillo era estrictamente un cuadrilátero, que medía 150 m², con muros de 14 metros de altura.

Este castillo fue conquistado por Pedro el Grande y se convirtió en propiedad de Estonia durante 200 años hasta que después de la II Guerra Mundial Rusia lo anexó a su territorio, trazando la actual frontera entre Estonia y Rusia.

A pesar de su situación a ambos lados de la frontera y de representar a dos enemigos mortales, ambos tienen mucho más en común de lo que uno podría pensar:

En el lado de Estonia se ha reconstruido la fortaleza de Narva, frente al castillo de Ivangorod (al otro lado del río y en territorio ruso), ambas fortalezas han sido reconstruidas en varias ocasiones y han cambiado constantemente de propietarios a lo largo de los años. Se construyó el “Puente de la Amistad” entre ambos países (Estonia y Rusia) con la intención de conectar ambos países.


Tartu

Es la ciudad más antigua de Estonia y además se la considera como el centro intelectual del país gracias a la impresionante y conocida Universidad de Tartu. Entre la hermosa universidad y la cantidad de edificios históricos que alberga, este lugar es claramente un destino totalmente recomendable que ver en Estonia.

Su bello centro está bordeado por edificios de estilo clásico del siglo XVIII. Una de las mejores atracciones en Tartu es el conocido y querido Barrio de la Sopa, en el cual cada calle lleva el nombre de los ingredientes de una sopa, como papatas, frijoles o guisantes. Viejas casas de madera se alinean en estas calles, que están justo al lado del río Emajõgi.


Parque Nacional de Lahemaa

El Parque Nacional Lahemaa, el más antiguo y también el más grande de Estonia, se encuentra a orillas del golfo de Finlandia. Se creó el 1 de junio de 1971 y tiene una superficie de 74,784 hectáreas, de las cuales 47,910 hectáreas son terrestres y 26,874 hectáreas son marinas. 

Fue creado para la protección, restauración e investigación de la naturaleza y el uso equilibrado del medio ambiente en la zona costera del norte de Estonia.

Protege los bosques, los pantanos y los ecosistemas costeros, así como los hábitats seminaturales, los monumentos geológicos y los monumentos históricos y arquitectónicos.

 Lahemaa es una de las áreas de protección forestal más importantes de Europa y es una reserva natural y de aves en la red europea Natura 2000.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: