Dia 1: Llegada a Ivalo

Vuelo a Ivalo

Tras llegar a la terminal del aeropuerto de Ivalo, previa escala en Helsinki, me quedo totalmente absorta mirando a mi alrededor.  La terminal, de tamaño mini, parece sacada de un cuento de hadas…¡qué cosa más graciosa!, llena de animalillos, duendes, hadas, renos, trineos… solo falta Papá Noel, pero no es época navideña. De hecho, es enero y ya han pasado todas las fiestas, lo cual me hace pensar en lo bonito que debe ser Rovaniemi (donde está la casa de Santa Claus)… un paraíso navideño para pequeños y mayores. 

Rovaniemi está a 250 km al sur de donde estamos nosotros ahora y se pueden hacer todas las actividades que vamos a realizar en los próximos días, con el plus de que además te puedes pasar por casa de Santa y saludarlo… 😉

Santa Claus en Rovaniemi

Tras recoger el equipaje vamos a por el coche de alquiler. Un simpático finlandés nos da las llaves y nos indica que tenemos que “enchufar” el coche por la noche, nos da una serie de indicaciones básicas y salimos al parking exterior. Nos recibe una brisa gélida y un paisaje totalmente blanco. No está nevando, pero no es necesario, el aire es gélido, no hay duda de que estamos al norte del norte.

Al estar a unos 250 km al norte del Círculo Polar Ártico y ser enero, nos explicaron que por las condiciones meteorológicas y las extremas temperaturas, el vehículo tiene un enchufe en la parte delantera. Tenemos que asegurarnos dejarlo enchufarlo por la noche para que el líquido anticongelante fluya por el motor y por el radiador, evitando que se congele debido a las bajas temperaturas nocturnas. Este pequeño pero gran detalle llama poderosamente nuestra atención: tenemos que dejar enchufado el coche para que no se congele… parece de chiste, pero no lo es.

Temperatura de bienvenida de -24ºC

Nuestro destino es un pueblo llamado Saariselkä, donde vamos a pasar los próximos 4 días en una cabañita de madera. Llegamos en unos 25 minutos.

Ya es de noche, obviamente, pero el paisaje es abrumadoramente invernal. Todo está bajo una densa capa de nieve y hielo. Es realmente espectacular. Nos encanta.

Carretera a Saariselka

La cabaña la encontramos sin ningún problema siguiendo las indicaciones que nos había dado el dueño por email. Aparcamos el coche y lo enchufamos en una toma de corriente situada al lado de la puerta de entrada a la cabaña, la cual tiene una antesala aislante con madera apilada a la izquierda, donde nos han dejado las llaves. 

Abrimos la puerta principal y lo primero que vemos es el salón con chimenea y la cocina, todo es de madera. Hay una ventana grandísima detrás del sofá, desde donde se ven los pinos nevados del exterior. Tras avanzar por un pequeño pasillo comprobamos que hay una habitación con dos camas y un baño completo y al fondo del baño hay una puerta de madera y al abrirla: ¡sorpresa!, ¡una sauna!… ¡Tenemos sauna propia en la cabaña! 🙂

Volvemos al salón para subir por unas escaleras de madera que hay en un lateral para descubrir que la cabaña tiene una buhardilla abierta en la zona superior con una cama de matrimonio enorme. Nos miramos y al unísono decimos: “¡aquí dormiremos!”. La cabaña está muchísimo mejor de lo que habíamos imaginado. Las fotos de internet no le hacen justicia.

Como ya hemos dicho, una de las razones que nos ha traído hasta aquí es poder ver las maravillosas Auroras Boreales o Luces del Norte. 

Para ello nos guiaremos por los pronósticos de Auroras del Servicio Geofísico de Alaska y del Servicio Meteorológico Nacional de Finlandia

Debemos mencionar que es muy recomendable revisar frecuentemente estas páginas para comprobar la intensidad de las auroras boreales pronosticadas por el Servicio Geofísico de Alaska así como el Servicio Meteorológico Nacional de Finlandia, ya que ambos pronósticos deben coincidir para poder observar las increibles Auroras Boreales.

Hay otros servicios de predicción de auroras, pero entre el de Islandia, el de Alaska y el Aurora Service , creemos que el más practico, sencillo y fácil de usar es el de Alaska. Además éste pone una linea verde que significa el límite desde dónde las Auroras pueden ser vistas.

Pronóstico de Auroras

Después de investigar en el interior de la cabaña, colocamos las mochilas en la buhardilla y nos vamos a por leña para encender la chimenea. Bueno, realmente va Victor, yo voy a la parte de atrás de la cabaña y casi sin darme cuenta me quedo enterrada en la nieve hasta los muslos. Mi primera reacción es apoyar las manos y sacar las piernas, pero ahora tengo los brazos también enterrados. Tras una breve “pelea” con la nieve me doy cuenta de que necesito ayuda. Es más que evidente que estoy como un pez fuera del agua. La nieve no es mi medio habitual, hecho que corroboraría todos y cada uno de los siguientes días… 😉

Por más que intento sacar las piernas no puedo, así que toca gritar: “¡Víctor ayudameeeeee!”. Cuando llega y me ve no puede evitar soltar una carcajada y en vez de ayudarme a salir, aprovecha mi indefensión para tirarme nieve por encima y para tirarse literalmente encima de mi. Al final terminamos los dos jugando y revolcándonos en la nieve como dos niños pequeños y por supuesto haciendo un muñeco (cosa que no fue nada fácil, ya que al tratarse de nieve polvo cuesta mucho que ésta se compacte), pero al final lo logramos 🙂

Nuestro muñeco de nieve polvo

Aunque es de noche, el paisaje es realmente de película. Una estampa típicamente navideña. Solo por disfrutar de este lugar ha merecido la pena venir hasta este pequeño pueblo de la laponia finlandesa.

Disfrutando de la nieve y del paisaje como niños

Hay algunas cabañas cerca de la nuestra, pero no se ven luces encendidas ni tampoco se ve a nadie. Somos los únicos que estamos en la calle jugando con la nieve. No me canso de jugar, tirarle bolitas a Vic, lanzarme en la nieve de espaldas como si se tratase de un colchón de plumas… es divertidísimo. Estoy tan contenta y emocionada que no noto ni el frío, lo cual es realmente asombroso porque estamos a menos de 20 grados bajo cero.

Lu feliz con tanta cantidad de nieve 🙂

Cuando ya prácticamente no siento la nariz ni las mejillas debido al frío, decido que ya es hora de entrar en la cabaña.

Al cabo de un rato nos preparamos para ir a inspeccionar el pueblo y para ir al supermercado. Saariselkä es un lugar pequeño, pero turístico, hay gasolinera, tiendas, farmacia, hoteles, agencias turísticas, incluso pista de esquí. Es un pueblo pequeño pero coqueto, aunque poco animado, por lo menos en enero, de hecho parece un pueblo fantasma, no vemos absolutamente a nadie por las calles.

Al llegar al supermercado me percato de que justo en la entrada hay una máquina donde por cada lata o botella que devuelvas, dependiendo del tamaño y composición del envase, te dan una determinada cantidad de dinero. Desde luego es un magnífico incentivo para reciclar. España tiene mucho que aprender de este país, de eso no hay duda.

Tras hacer la compra regresamos a la cabaña. Después de la cena nos vamos directos a la ventana, a mirar al cielo. De vez en cuando nos asomamos a la puerta para tener una mejor visión y un ángulo mayor, pero está todo cubierto, totalmente encapotado. Aún así estamos varias horas observando el cielo desde nuestra ventana, calentitos con el fuego de la chimenea. Pero no hay suerte, no se ven las luces del norte, las únicas luces que nos están cautivando son las llamas del fuego en el interior de nuestra cabaña.

Chimenea de la cabaña

Finalmente y tras comprobar con el parte meteorológico que la previsión da cielos cubiertos durante toda la noche, decidimos preparar las cosas que vamos a necesitar para las “aventurillas” del día siguiente e irnos a dormir a nuestra buhardilla, no sin antes volver a echar un último vistazo por la ventana.

Miro al cielo, todo está cubierto, todo se ve negro, no se ve ni una sola estrella. Pero incluso esta oscuridad absoluta resulta una belleza en este lugar. Pienso en las nubes, ¿y si pudiera apartarlas?, como una cortina… tal vez detrás de las nubes esté lo que tanto ansiamos ver…

Publicado por L&V

Viajeros apasionados, incombustibles y siempre listos para viajar :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: